Dona aquí

https://www.paypal.com/donate/?hosted_button_id=8GWETRYNBZM9S

Crónica audiovisual: Justicia para Sofía Meneses

Crónica audiovisual por Alexa Herrera / @gherrale

Hasta encontrarte Sofía.

Voy llegando en el microbús que tome desde Taxqueña. Le digo gracias al chofer y desciendo. A lo lejos se escuchan los gritos de un pequeño grupo de personas “Marisela López Rosas, culpable”.
Esto me indica hacia donde caminar.

Allí veo las pancartas con el rostro de Sofía Lorena Meneses Méndez, desaparecida el 28 de junio del 2018 en Iztapalapa. Y es que por la tarde del miercoles 20 de marzo del 2024, en el juzgado del Reclusorio Sur, en Xochimilco, se decidió el futuro cercano de una de las responsables de su desaparición.

Dirijo mi mirada al grupo de personas para ver si reconozco a alguien, veo a una de las hermanas de Sofía, Diana Méndez. Me recibe con un “gracias por venir”. Le pregunto por su mamá, la señora Rocío Méndez, me comparte que ya esta adentro.

Hay una niña al mando del megáfono repitiendo con fuerza “Sofía, escucha, tu familia esta en la lucha” con un grupo que se une a las consignas. En los descansos que le dan a su garganta optan por poner “Canción sin miedo” de Vivir Quintana.

Pasan los minutos, observo, a través de la valla que nos divide, el edificio del juzgado. La gente pasa, solo algunos voltean a vernos.

Finalmente sale la señora Rocío acompañada de sus abogadxs y de su otra hija, Cristina Méndez. De este lado todxs nos sentimos nerviosxs, no sabemos que sucederá.

Pero esos nervios se convierten rápidamente en angustia cuando la señora Rocío nos comparte que la audiencia esta complicada y que temen que Marisela pueda salir libre.

El ambiente de fuerza y esperanza se apaga. No sabemos cómo reaccionar. En mi mente solo pienso ¿como le va a afectar a la familia de Sofía si eso sucede?
Cristina y su mamá nos comparten que dieron un receso y que en unos minutos regresaran para dar el veredicto final. Sus expresiones preocupan, no dan aliento.

Después de unos minutos ingresan al establecimiento. Los gritos de protesta se hacen presentes, más fuerte, por que nos confirman que si se escuchan en la sala donde se lleva a cabo la audiencia.

Esperamos, esperamos y esperamos. Contemplo el cielo, los árboles y todo mi alrededor. Puedo notar que hay más mujeres en este grupo, mujeres de todas las edades que quieren encontrar a Sofía.

Todxs tenemos una mezcla de sentimientos, no sabemos que va a pasar. Hasta que nuevamente vemos la camisa morada que llevaba la señora Rocío en la recepción.

Solo queremos ver sus rostros para poder descifrar que sucedió allá adentro. Una de las mujeres que acompaña a la familia Meneses Méndez levanta un pulgar con una sonrisa.
Solo eso basta para que nuestro grupo rompa en llanto y felicidad. Se me enchina toda la piel. Hay buenas noticias.

Diana corre para abrazar a su mamá y a su hermana. Y es la escena más bonita que pude ver; las tres se sostienen con amor y fuerza.
Solo ellas saben lo que este momento significa.

El resto del equipo sale para compartir que el fallo fue condenatorio y que el 20 de abril se espera la sentencia de Marisela López Rosas.

Marisela es oficialmente responsable por la desaparición de Sofía.

Cuando pasa un poco la euforia del momento, todxs se empiezan a despedir, pero Cristina, amablemente me dice que para donde voy, que ellxs pasarán por Tlalpan, que si quiero me dan un raite. Solo que riéndose un poco me cuenta que vienen en la parte de atras de un camión de su familia.

En el cajón del automóvil hay sillas y colchonetas. Cada una de las personas que nos vamos a ir tomamos nuestro lugar.

Agradezco que me permitan estar en un momento tan íntimo. Después de un día de muchas emociones y cansancio físico, vamos de regreso a casa platicando y riendo, moviéndonos al ritmo del golpeteo del camión.

Hay mucho camino por recorrer para encontrar a Sofía Lorena Meneses Méndez, pero al menos hoy fue un buen día.
Este efímero momento nos hace tener confianza en un país que se aferra a llevársela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *